Lunes, 03 Octubre 2016 12:49

María Angélica Aguirre, Maestría en Ciencias de la Familia Gen. 1996-2000

Soy ante todo, una orgullosa familióloga, es decir, egresada del Instituto Juan Pablo II; donde estudié la maestría en Ciencias de la Familia; donde ahora doy clase, pues estoy plenamente convencida de que necesitamos mucho trabajo en favor de la célula básica de la comunidad, porque de su estabilidad y funcionalidad, depende la prosperidad y felicidad de ella, de la comunidad y del país entero, pero sobre todo, de la persona humana.
 
         Tengo 39 años de feliz matrimonio con Alejandro H. Farías Ayala, con el que procreamos tres hijos, un varón (Alejandro) y dos niñas (Violetta y Angélica Alejandra) que hoy tienen 37, 35 y 23 años respectivamente.  El mayor ya casado y con una bellísima hija; nuestra adorada nieta Amelia
 
Nací en el seno de una prolífica familia saltillense; soy la mayor de 9 hijos de Don Julio Aguirre Ortiz y María Angélica Carreón Tostado, quienes cumplieron felizmente más de 50 años de feliz matrimonio.
 
Profesionalmente he luchado mucho, pues mis padres no tenían muchos recursos y el gran compromiso de darnos a todos una educación de calidad que nos diera la posibilidad de desarrollarnos honestamente en la vida.  Desde muy pequeña comencé a trabajar (16 años), sin dejar nunca de estudiar, pues aspiraba a tener una carrera. 
 
Así, luego de la preparación comercial (técnica) con la que primero me defendí, logré mi licenciatura como profesora de Educación Media en la especialidad de Física y Matemáticas; desde 1975 incursioné en las aulas, aun siendo estudiante de la Normal Superior de Coahuila, antes de titularme como maestra y no he dejado la docencia hasta el día de hoy.  Recibí varias medallas de reconocimiento a la labor docente de calidad, emitidas por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila, donde ejercí por más de 34 años, recibiendo en el 2009 la Medalla “Maestro Leopoldo Villarreal Cárdenas” al optar por mi jubilación del Sistema Educativo Estatal.  La mayor parte de este tiempo, trabajé en educación superior, en la capacitación, actualización y formación continua de profesores en servicio, igual que en la redacción de cursos, seminarios y talleres para el mismo servicio.
 
La impartición de clases en instituciones de educación técnica, media, media superior y superior, fue desde la Academia Comercial Justo Sierra, la Universidad Autónoma del Noreste (UANE), el Colegio de educación para la niñez y la juventud (Cenju), la Escuela Montessori de Saltillo, Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID), Colegios Alpes y Cumbres de Saltillo, Bachillerato Anáhuac y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Saltillo.
 
En capacitación e investigación educativa, trabajé en todos los niveles de educación, desde inicial, preescolar, primaria, secundaria, bachillerato y superior.  Fui miembro de los grupos de apoyo en reformas desde la del 83, hasta 2006
 
También dentro de la estructura directiva educativa, recibí la oportunidad de desempeñarme como Coordinadora General fundadora del Centro de Maestros Saltillo;  también recibí la oportunidad de trabajar como Secretaria Técnica del IECAM;  Coordinadora de Investigación y Evaluación Educativa. Del mismo modo, como Coordinadora de Desarrollo Curricular del Instituto Estatal de Capacitación y Actualización del Magisterio.
 
Mi formación de posgrado es Maestría en Innovación Pedagógica por la Universidad Pedagógica Nacional y la Maestría en Ciencias de la Familia del Instituto Juan Pablo II.
 
Mi época de estudiante fue muy rica, pues superó mis expectativas; no sólo había una forma profesional de orientar familias en el tema psicológico, sino que la preparación estaba fuertemente cargada de Filosofía, Teología y Pedagogía, para mí, excelente equilibrio curricular para formar profesionales con herramientas muy valiosas en el desarrollo sano de las familias y sus integrantes.
 
Desde mi graduación en el 2005, hasta la fecha he trabajado en consultoría y orientación familiar, considerando que para mí ha constituido una auténtica pastoral;  la misión de facilitar a los integrantes de las familias que acuden con problemas, desesperados ante el miedo de la desintegración o rupturas que lastiman profundamente a sus miembros y verlos superando las crisis y saliendo fortalecidos, no tiene comparación y es una gran oportunidad de utilizar mis tiempos luego de la jubilación. En mi práctica hay una gran satisfacción, al trabajar especialmente con el desarrollo de niños en la búsqueda de plenitud, paz y felicidad –a pesar de la familia donde crecen y verlos superando sus circunstancias de vida a través de la resiliencia es muy gratificante.
 
Para mi titulación, preparé desde 2003 una investigación que fundamentó la publicación de un libro “Lobos, el reto de formar niñ@s felices” y mi examen profesional fue aprobado con mención honorífica.  –Mi primer libro, se presentó en el Congreso Internacional de Formación Continua en 2005; posteriormente, se publicó otro libro “Equinoccio, la educación del equilibrio” que se presentó en la inauguración del Museo de Normalismo en Saltillo, en agosto de 2008.  También escribí una columna editorial en el Periódico Palabra (del grupo Reforma) hasta su cierre.
 
Dos generaciones después de la mía y hasta la fecha, he impartido clase a todos los grupos de la Maestría en Satillo y a todas las generaciones de Torreón. También he dado clase a un gran número de grupos de la sede Monterrey.
 
Saltillo, Coahuila, 25 de septiembre de 2016